fbpx

Vecinos del estero Reñaca replican la diversidad natural de un bosque nativo en su sector

Valiosa iniciativa ciudadana, en conjunto con organizaciones vecinales, consultora ambiental y fundación, fue apoyada por Inmobiliaria Argenta

Emular un bosque nativo en un espacio acotado, con toda su rica diversidad natural, es el objetivo del proyecto que llevan adelante vecinos de Reñaca bajo, que viven en torno al estero Reñaca, y que cuenta con la coordinación y respaldo de la consultora ambiental Meristema y la fundación -en proceso de constitución- ARCA VEGETAL.

Esta iniciativa ciudadana no cuenta con aportes institucionales y son los propios vecinos quienes han efectuado el trabajo, mientras que consultora ha aportado muchas de las plantas y la Junta de Vecinos Reñaca Costa, los letreros informativos de cada especie.

Según informó Daniel Green, ingeniero forestal y director de proyectos de Meristema Consultores, se recurrió al apoyo de personas o empresas para financiar la compra de algunas plantas difíciles de encontrar en la región, su traslado, los materiales e insumos de plantación (tutores, fertilizante, cinta de amarre, compost).

“Recurrimos a la solicitud de apadrinamiento por parte de los interesados en montos proporcionales al costo de cada ejemplar. El aporte permite solventar el valor de la planta, su traslado entre el vivero y Reñaca, los insumos y algunos agroquímicos empleados en el control de plagas y enfermedades”, indicó Daniel Green.

En este contexto, Inmobiliaria Argenta quiso participar de esta valiosa actividad de los vecinos a través del apadrinamiento de plantas de Chamizas, que ya se integraron a este mini bosque nativo.

El ingeniero forestal destacó que el mantenimiento “ha estado a cargo de los vecinos y padrinos/as, quienes desmalezan, mantienen limpio y riegan entre una y dos veces por semana con botellones de cinco litros, de manera complementaria o correctiva del riego que aplica el contratista municipal de mantenimiento de áreas verdes, ya que este proceso no es homogéneo y se realiza con un fuerte chorro a distancia, que no llega a todas las plantas”.

En forma paralela los participantes en la iniciativa han traído troncos y ramas secas, que van aportando naturalidad al paisaje, además de nichos para que se establezcan insectos, reptiles, hongos y microorganismos en general, lo que es parte de la ecología de un bosque.

“Lo que pretendemos es emular un bosque nativo natural, disponer de una pequeña, pero muy completa muestra de lo que es un bosque nativo del tipo esclerófilo, propio de las quebradas húmedas de la región. Estos bosques se están secando por el cambio climático y todo apunta a que van a desaparecer por completo en menos de una década. Queremos hacer un aporte a la conservación de la naturaleza de nuestra región, un aporte a la conservación de especies nativas que si no son mantenidas en ambientes urbanos, sólo podrán observarse en libros y herbarios. Es una invitación para conocer y aprender de nuestra flora regional”.

 Actualmente ya se ha incorporado 56 especies vegetales, lo que representa cerca del 90% de las que se desea integrar. “Nos faltan muy pocas para completar la composición final. Nos falta conseguir astillas para cubrir la superficie (cera de 700 m2) para que no esté llena de maleza o de barro en invierno, y diseñar un circuito – sendero con algún material contrastante (maicillo u otro), para lo cual ahora estamos buscando auspicio”, detalló el profesional.

Los organizadores esperan que este parque-bosque exprese su forma y belleza en dos a tres años, en que se llenará de flores, colores, aromas, aves e insectos que encontrarán aquí un refugio. “Esperamos que se transforme en un lugar obligado para los visitantes que llegan a Reñaca, un paseo turístico para chilenos y extranjeros que poco o nada saben de nuestros árboles nativos y un lugar frecuentado por colegios de la comuna, para que los niños puedan aprender en una clase al aire libre, lo que es un bosque y cuáles son nuestros árboles autóctonos. Esto último lo haremos de la mano de ARCA VEGETAL que ya desarrolla una iniciativa de educación ambiental al aire libre en la IV Región”, explicó Daniel Green.