fbpx

¿Tasa fija o variable en un crédito hipotecario?

tasa fija o variable

Elegir tasa fija o variable es uno de los aspectos que implica el financiamiento de una vivienda mediante crédito hipotecario. Es una decisión importante que implica la revisión de varios elementos.

Se trata de créditos con un plazo promedio de entre 15 y 20 años, según la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras.

Dentro de los múltiples factores que se deben considerar al seleccionar el crédito hipotecario más conveniente, la tasa de interés aparece como uno de los principales.

El motivo es porque corresponde al porcentaje que se deberá pagar de forma adicional al monto solicitado. 

Los créditos hipotecarios pueden tener tasas fijas, variables o mixtas, las que a continuación te explicamos.

TASA FIJA O VARIABLE: DIFERENCIAS

Tasa de interés fija

Si optas por una tasa fija, pagarás el mismo monto durante todo el plazo del crédito.

Generalmente esta tasa es un poco más alta que las mixtas o variables. Sin embargo implica un riesgo menor frente a la proyección de ingresos y egresos de una persona. Esto porque permite planificar sobre un monto que no tendrá variaciones.

Con lo ocurrido a raíz de la pandemia por Covid-19, por ejemplo, esta opción parece la más razonable, ya que vimos cómo de un momento a otro la situación económica del país se volvió altamente incierta.

Tasa de interés variable

En un crédito hipotecario con tasa variable,  el porcentaje de interés se revisa semestral o anualmente.

En consecuencia puede disminuir o aumentar según los índices de referencia económicos que se acordaron al tomar el crédito.

Por lo mismo, se trata de una modalidad que implica un mayor riesgo, debido a las variaciones que puede experimentar la economía del país.

Algunas personas deciden asumir ese riesgo al ponderar la conveniencia de una tasa inicial menor que la fija. Por ello se recomienda en casos donde el cliente tiene una proyección de ingresos que va en aumento.

Tasa de interés mixta

Por último, la tasa de interés mixta corresponde a la combinación entre la tasa fija y la variable.

En esta modalidad, se acuerda una tasa fija del crédito por un período previamente definido, normalmente entre 5 y 7 años, después de lo cual se comienza a aplicar una tasa variable.

La tasa mixta brinda la posibilidad de obtener mejores condiciones en un futuro, si las tasas de interés han bajado.

Esto puede ocurrir en el banco en que se solicitó el crédito o en otro, ya que se puede hacer un traspaso de la deuda.

Si estás interesado en alguno de nuestros proyectos y necesitas asesoría, no dudes en contactarnos haciendo clic aquí.

Si quieres más información sobre los créditos hipotecarios, te recomendamos esta publicación de la Asociación de Bancos e Instituciones Financieras.

Related Posts